Las vicisitudes de la retaguardia

Una vez pasado el verano y el otoño de 1936, la retaguardia republicana en San Sebastián de Madrid se estabilizó sin grandes sobresaltos. La juventud revolucionaria de las JSU estaba en el frente de Somosierra, mientras que el pueblo, que había sido declarado no incluido en zona directa de frente, no sufría los avatares del conflicto armado. El poder local estaba controlado por los dos sindicatos, UGT y CNT, que habían asumido el control de la producción y del abastecimiento a la población local y demás localidades próximas. La cuestión de la seguridad interna estaba ya olvidada en la medida en que los considerados vecinos derechistas estaban unos encarcelados, otros retornados al pueblo sin peligro para la autoridad local, y otros, escondidos o evacuados al Levante del país.

Sin fecha conocida se creó el comité del Frente Popular que no se había fundado cuando realmente se necesitaba, es decir, en los primeros días de la sublevación militar. La ausencia total de actas municipales a lo largo del otoño de 1936 hasta febrero de 1937 demuestra que los miembros destacados de la izquierda local no participaban del ayuntamiento como lugar de poder. Este comité del Frente Popular, con competencias más aparentes que reales, fue el que activó la creación del nuevo consejo municipal correspondiente al año 1937. Los miembros de dicho comité del Frente Popular eran: Benito Rodríguez Cascajero de UGT (alcalde), Guillermo Perdiguero López de UGT y de UR, Valentín Sanz Perdiguero de UGT, Ramón Pérez Delgado de CNT, y Facundo Navacerrada Perdiguero de UGT. El 27 de febrero de 1937 se creó el nuevo consejo municipal formado por las personas que se indican en el Cuadro nº 15.

Cuadro nº 15

Nueva composición del consejo municipal (febrero 1937-mayo 1938)

Nombre y apellidosCargoRepresentación
Manuel Mateo LópezAlcaldeUGT Y PC
Facundo Navacerrada Perdiguero1er. Teniente alcaldeUGT
Mauricio Esteban Jusdado2º Teniente alcaldeUGT y JSU
Guillermo Perdiguero LópezConcejalUGT y UR
Félix Esteban JusdadoConcejalUGT y JSU
Valentín Sanz PerdigueroConcejalUGT
Adolfo Sanz PerdigueroConcejalCNT

Fuente: Archivo Regional de la Comunidad de Madrid (ARCM), Sección: Archivo Municipal de San Sebastián de los Reyes (AMSSR). Acta del 27 de febrero de 1937.

Según esta composición política, correspondiente con el estado real de la militancia local, se puede observar que la tendencia UGT/JSU/PC fue la más destacada, dejando en minoría a CNT, UR y UGT socialista. Es de destacar que no repitió como alcalde Benito Rodríguez Cascajero, que dejó la política local, marchando al frente un tiempo después.

Esta vez, las actas sí son abundantes y esclarecedoras. Destaquemos en primer lugar las relaciones entre los dos sindicatos. En marzo de 1937 el consejo municipal acuerda pedir explicaciones al presidente de CNT, Simón Navacerrada Gómez: “El porqué de la intrusión en la finca la Caldera de propiedad municipal (por parte de CNT)”. Está claro que las relaciones entre CNT y el consejo municipal, controlado por UGT y las JSU, no pasaban por ser las correctas. Se criticaban las actuaciones de CNT, que eran dirigidas sin control ni entendimiento con las autoridades municipales. En el mismo sentido se manifestó dicho consejo en contra de la CNT: “Se solicita a la CNT la entrega de sus armas”. Aún en esas fechas dicho sindicato poseía sus propias armas sin control del consejo municipal, aspecto destacado por su importancia. De hecho, el propio consejo quería acabar con los malos hábitos del pasado en el que las armas estaban distribuidas por los diferentes sindicatos y partidos. Esta vez el consejo municipal debía volver a ser el centro del poder local como representante legítimo del gobierno republicano. Por ello, dicho consejo acordó: “Solicitar al gobernador civil que vengan al pueblo guardias de orden público para el servicio de vigilancia”. Con esta petición se acababa con los tiempos pasados del verano de 1936, cuando el orden público fue asumido por los diferentes grupos de poder reales existentes en la localidad. El orden público era un cometido exclusivo del Estado republicano.

La CNT local, creada de la mano de Simón Navacerrada Gómez, antiguo afiliado a la UGT, quedó atrapada por las necesidades urgentes de muchos vecinos derechistas por protegerse con la consecución de un carné protector. Sindicato nuevo en Madrid y su provincia, sus mecanismos de control de afiliación fueron inadecuados para evitar esa tendencia. Según un informe interno realizado en junio de 1937, la CNT de San Sebastián de Madrid informaba de que “tiene incautadas varias tierras y fincas, siendo algunas de ellas trabajadas por los mismos del sindicato, teniendo una tahona incautada la cual fabrica pan para la población civil. Además, el herraje es por cuenta del sindicato. La colectividad no tiene aún nombrado el consejo de administración. Su número de afiliados es de 75, en su totalidad campesinos”.

De estos 75 afiliados sin duda destacaba una minoría que ocupó los cargos municipales desde los primeros momentos de su creación, minoría que está recogida en el cuadro nº 13. Pero otros individuos se afiliaron a este sindicato sin sentir el ideal anarquista en su interior. Predominaba más el miedo y la búsqueda de la seguridad. La única acta de dicho sindicato que se tiene es de septiembre de 1937, y algunas personas allí apuntadas fueron vecinos derechistas ocultos que tendrían, a partir de 1939, cierto protagonismo en sus informes delatores contra los republicanos. Se hallaban afiliados Manuel Navacerrada Frutos y Francisco Navacerrada Sanz, entre otros, que se convirtieron, en 1939, al nuevo régimen franquista sin ningún tipo de problemas . Recordemos además que uno de los asesinados en octubre de 1936, el carnicero Manuel Jiménez, fue un derechista que se había afiliado a la CNT local.

Respecto a Manuel Navacerrada Frutos, se hace hincapié en su personalidad por parte del miliciano Cándido Soto Miñarro, el chófer del comité de abastos durante la Guerra Civil. Según sus declaraciones por escrito desde la cárcel, dejaba claro que sus relaciones con dicha persona no eran muy buenas desde 1935, debido a un accidente que tuvieron ambos con sus vehículos: “Las aseguradoras declararon que cada dueño tenía que arreglar sus propios daños. Más tarde, teniendo su coche encerrado como de costumbre en su garaje, el dicho Manuel Navacerrada se personó por la noche, aprovechando mi ausencia, e introdujo arena en el motor para que se estropeara. Lo arreglé yo mismo para evitar disgustos, tal vez que el dueño del parador es cuñado suyo”. Sigue comentando para aclarar quién fue su contrincante durante la pasada guerra: “Dicho Manuel Navacerrada Frutos en 1936 fue fundador de la CNT de San Sebastián de los Reyes, requisando personalmente el coche de Manuel Montes para ponerlo al servicio del comité y con el cual realizaron las incautaciones de las fincas Pesadilla y el Montecillo, siendo conducido por él mismo, destacándose luciendo un pañuelo al cuello de la CNT y usando una pistola”.

Llama la atención que las autoridades franquistas locales no informaran de un asesinato que ocurrió en el pueblo en 1938. Tal vez sea porque el asesinado no fuera vecino o tal vez por otro motivo desconocido, pero lo cierto es que lo obviaron. Ocurrió el 5 de marzo de 1938 cuando se encontraron varias personas en la taberna del pueblo, empezando a discutir con fuertes palabras Juan Martínez Hernández, apodado “seisdedos”, y un grupo de vecinos entre los que se hallaba el cenetista Esteban Fajardo Sánchez. Según sus propias declaraciones, el herrador de la CNT dijo: “Bebieron unos vasos de vino y allí mismo empezaron a discutir diciendo el tal seisdedos que todos los que estaban allí eran unos fascistas, invitando el detenido al seisdedos a que le acompañara al ayuntamiento para aclarar dicha discusión, donde permanecieron esperando al alcalde unos 10 minutos y en vista de que no venía, el seisdedos se abalanzó sobre él aprisionándole por medio del cuerpo y entonces éste sacó un revólver de señora disparándole 2 tiros, el cual cayó a tierra dándose a la fuga por medio del campo hasta llegar a Madrid”. Pero otra declaración suya aclaraba el asunto: “El muerto pertenecía al partido socialista y éstos, por no llevarse bien con la CNT, que era a la que pertenecía el declarante, le hacían objeto de persecuciones en el pueblo”. Esta pelea que acabó trágicamente tenía su trasfondo ideológico. El obrero socialista insultó a todo el grupo presente donde se encontraba Esteban Fajardo llamándoles “fascistas”. La tensión entre unos y otros era palpable y podía llegar a estos extremos de violencia, sobre todo si se sabía que entre los cenetistas locales se hallaban derechistas encubiertos. El único del grupo que se sintió ofendido fue el tal Esteban Fajardo, anarquista de verdad. Pero los otros, ¿quiénes eran realmente? El silencio posterior de este asesinato en época franquista hace sospechar que algunos presentes dentro de ese grupo de cenetistas nunca quisieron que se supiera la verdad de lo ocurrido.

La CNT, además, tenía su propia influencia en la vida política local, siendo uno de los organismos participantes del poder local. En 1937 le era asignado un vocal para el consejo municipal, dos vocales para el comité del Frente Popular, otros dos para el comité agrícola municipal y, finalmente, otros dos para la recién estrenada junta calificadora de fincas expropiadas. Pero como se verá más adelante, miembros de la CNT local acabarán siendo las personas más influyentes en la localidad, como su alcalde, Esteban Isabel Gómez, desde 1938 hasta el final de la guerra.

La otra opción política más importante desde los inicios de la guerra, el eje UGT/JSU/PC, acabó perdiendo poco a poco su poderío inicial. Todas sus figuras se fueron al frente de Somosierra, volviendo del mismo en determinadas ocasiones para implicarse en la vida política del pueblo. Su apogeo acabó en 1938 con la constitución del nuevo ayuntamiento. Hasta ese momento, los hermanos Mauricio y Félix Esteban Jusdado tuvieron cierto poder e influencia dentro del consejo municipal del año 1937 y parte de 1938.

En cuanto a las JSU, era importante la renovación de sus cargos debido a la ausencia de sus dirigentes iniciales. Fueron substituidos, fundamentalmente, por gente muy joven, casi adolescente, y por un grupo importante de mujeres que fueron las grandes animadoras del Socorro Rojo Internacional (SRI), organización humanitaria igualmente cercana a los comunistas, dedicada a tareas propias de la retaguardia, en las que las mujeres tuvieron un destacado papel: recogida de juguetes para niños, ayuda a refugiados, ayuda alimentaria a los necesitados, etc.

Cuadro nº 16

Nueva cúpula de las JSU a partir de 1937 hasta 1939

Nombre y apellidosCargoEdad en 1939
Bienvenido Moreno MayorPresidente (enero 1939)18 años
Francisco Armendáriz SanzSecretario general18 años
Félix Fernández LópezSecretario de organización22 años
Josefa Esteban RodríguezSecretario de propaganda23 años
Carmen Valdeavero PereiraAfiliada16 años
Venancia FernándezAfiliada16 años

Fuente: AHD y ARCM, Sección: AMSSR. Elaboración de Roberto Fernández Suárez.

Las JSU destacaron, según la documentación, en dos iniciativas. El 9 de julio de 1938 el consejo municipal aprobó su iniciativa de ocupar una habitación (de una vivienda incautada) para instalar la “Casa del Campesino”9. El 11 de agosto de 1938 su secretario, Félix Fernández López, solicitaba ayuda al ayuntamiento para amueblar dicha habitación para instalar la llamada “Casa de la Juventud Campesina”. No sabemos en qué consistió esta iniciativa y si tuvo continuidad en el pueblo.

La otra iniciativa de las JSU fue más polémica. Tenía que ver con denuncias relacionadas con jóvenes soldados del pueblo que se incorporaban en el ejército republicano pero que acababan desertando. Las propias JSU informaban de estos hechos que consideraban una traición al gobierno. Fue el caso de “Raimundo Martín Martín, el cual tuvo que incorporarse a la 44ª Brigada, 173º Batallón, 3ª Compañía del ejército rojo, del que desertó el 22 de junio de 1938”. Este joven no era del pueblo. Era un evacuado con su familia desde el 14 de febrero de 1937 por proceder de una zona de guerra. Las JSU se enteraron de esta deserción por un soplo de un soldado de su misma compañía. Inmediatamente, la cúpula de las JSU mandó un escrito al consejo municipal para informar de esta situación. Como el propio Félix Fernández López comentaba: “Se le pidió al concejo que retirara su cartilla de abastecimiento”. Pero además, se pedía que el padre de Raimundo fuese obligado a ir al frente y ocupar el lugar que había dejado su hijo.

 
Foto_apartado 11
 

Fuente: ARCM, Sección: AMSSR. Correspondencia. Petición de las JSU al consejo municipal para instalar la Casa de la Juventud Campesina.

Mientras tanto el sindicato UGT, mayoritario en el pueblo, se había quedado parcialmente dividido entre los que seguían a las JSU y al PC y los que siguieron siendo ugetistas sin más, más afines a las posiciones del PSOE, partido político del cual no tenemos noticias que se fundara en el pueblo en esos años. El máximo exponente de este sindicato y fundador del mismo fue Facundo Navacerrada Perdiguero. Fue su presidente desde el 6 de abril de 1936 hasta el 20 de abril de 1938, así como fundador y presidente de la colectividad Pablo Iglesias hasta que le sustituyó Adolfo Sanz Perdiguero. Esteban Meño López fue el último presidente de UGT o Casa del Pueblo, manteniéndose en este cargo hasta el final de la guerra, mientras que el secretario de dicho sindicato fue Plácido de la Torre Navacerrada, que fue nombrado después presidente de la colectividad Pablo Iglesias, una vez que dejara este cargo Adolfo Sanz Perdiguero.(*)

La población de San Sebastián de Madrid aumentó, sobre todo a partir de 1937, con la llegada de gente evacuada procedente de diferentes frentes de guerra. Esta localidad, no incluida en zona de guerra, era preferente para acoger a familias evacuadas. Para poder afrontar esta afluencia de personas, el gobernador civil de la provincia ordenó al consejo municipal el 3 de mayo de 1937 que “se evacúen personas para dejar casas en el pueblo”. Cumpliendo dichas órdenes, el consejo municipal se ocupó de desalojar a unas cuantas familias de derechas que tuvieron que irse, generalmente, al Levante. Con estos movimientos forzados de población, la fisonomía de la localidad cambió. Muchos ausentes, muchas más caras nuevas por las calles.

 
Foto_apartado 11bis
 

Fuente: AHD. Consejo de guerra contra Félix Fernández López.

Un poco más al norte, en Colmenar Viejo y Torrelaguna, sufrieron bombardeos en noviembre de 1937 por parte de la aviación alemana llamada “Legión Cóndor”, dejando a su paso muerte, desolación y mucha gente huyendo. Muchos de los huidos de Colmenar Viejo se refugiaron en la finca “Pesadilla”. En un gesto de solidaridad con ellos, el consejo municipal de San Sebastián de Madrid el 14 de diciembre de 1937 acordó “entregar cartilla de abastecimiento a los evacuados de Colmenar Viejo del bombardeo que residen en Pesadilla”. Pero también tomó sus precauciones por si la aviación de los sublevados bombardeara el pueblo, decidiendo que “se acuerda construir refugios para protegerse de los bombardeos”.

Mientras tanto, este consejo municipal, presidido por Manuel Mateo López, tuvo que enfrentarse a ciertos problemas internos. En la sesión del 6 de julio de 1937 se tomó la decisión de revisar las cuentas del control de la producción de granos recolectados, cuyo responsable era Guillermo Perdiguero López. Esta decisión parece demostrar que las cuentas presentadas por dicho Guillermo Perdiguero no eran claras. Por ello se creó una comisión formada por las tres personas más destacadas del momento, Manuel Mateo López, Facundo Navacerrada Perdiguero y Mauricio Esteban Jusdado. No se sabe cuál fue el resultado de esta operación, pero lo cierto es que el 31 del mismo mes, el alcalde Manuel Mateo López solicitaba su dimisión como alcalde-presidente. Unos días más tarde, el 9 de agosto, no se aceptó su dimisión porque el concejal Adolfo Sanz Perdiguero, comentaba que “no cree motivos suficientes los argumentos del presidente”. Pero menos de un mes después, el propio Adolfo Sanz Perdiguero dimitía de su cargo como concejal. ¿Tuvo algo que ver con este asunto? Lo cierto es que el 19 de noviembre del mismo año, una mayoría de concejales, cinco de siete, votaron para que el alcalde se quedara en su cargo , como así fue hasta que el 12 de mayo de 1938 se constituyó un nuevo consejo municipal.

Uno de los acuerdos municipales más polémicos fue el que se tomó el 3 de noviembre de 1937, siendo alcalde Manuel Mateo López. Obedeciendo una orden del gobernador civil, el consejo municipal se tenía que comprometer a realizar una lista de vecinos considerados “facciosos” para que fuera publicada en el Boletín Oficial de la provincia, de tal manera que dichas personas señaladas debían regresar a sus domicilios, ser controladas por las autoridades y evitar que participaran en actividades contrarias a los intereses de la República. La lista publicada el 11 de noviembre de 1937 visibilizó a vecinos derechistas, lo que fue muy recriminado en 1939 por algunos de ellos en los tribunales militares franquistas (ver copia del Boletín).

Cuadro nº 17

Nuevo consejo municipal (12 de mayo de 1938 9 de julio de 1938)

Nombre y apellidosCargoEdad en 1939
Guillermo Perdiguero LópezAlcaldeUGT / UR
Ramón Pérez Delgado1er. Teniente alcaldeCNT
Lino Vaquero Navacerrada2º Teniente alcalde¿?
Evaristo Frutos GarcíaConcejalUGT / JSU
Valentín Sanz PerdigueroConcejalUGT
Antonio Camaño LópezConcejal¿?

Fuente: ARCM, Sección: AMSSR. Elaboración de Roberto Fernández Suárez.

La inestabilidad política en esta localidad se confirmó en estos tiempos en los que la guerra iba por derroteros contrarios a los intereses republicanos, creando evidente desánimo en la retaguardia. Poco duró este gobierno ya que otra vez Guillermo Perdiguero López presentó su dimisión el 9 de julio de 1938, que fue aceptada. Los mismos volvieron a votar una nueva composición con la presencia de un nuevo vocal por la CNT, Esteban Isabel Gómez, por renuncia de Ramón Pérez Delgado.

Cuadro nº 18

Remodelación del consejo municipal (9 de julio 1938 - 29 de marzo de 1939)

Nombre y apellidosCargoEdad en 1939
Esteban Isabel GómezAlcaldeCNT
Evaristo Frutos García1er. Teniente alcaldeUGT / JSU
Valentín Sanz PerdigueroConcejalUGT
Ramón Pérez DelgadoConcejalCNT
Domingo NavacerradaConcejal¿?

Fuente: ARCM, Sección: AMSSR. Elaboración de Roberto Fernández Suárez.

 
BO Madrid_11_11_1937_Página_1
 

Boletín oficial de la provincia de Madrid del 11 de noviembre de 1937. Los considerados facciosos eran los siguientes: Pedro Colmenar Montes, José Redondo Moreno, Cruz Frutos Colmenar, Francisco Navacerrada Lozano, Fidel y Francisco González Miguel (éste último en el ejército republicano como José Manuel Redondo Carril, Juan José Aguado Montes, Gregorio Frutos Colmenar), Manuel Montes Colmenar, Mercedes Varela López, Juan José Muñoz Gómez y Juan Esteban Martín.

La apatía que parece desprenderse de la documentación se confirma con la presencia de solo cinco concejales de siete que le corresponde. Lo cierto es que todas las medidas tomadas por este consejo municipal fueron meramente administrativas, sin tocar puntos sensibles o polémicos. La presencia del nuevo alcalde, Esteban Isabel Gómez, es sintomática al respecto. Desconocido hasta este momento, nunca había participado en actividades destacadas anteriormente. Afiliado a la CNT como otros más derechistas, la relación de fuerzas políticas locales favorables a sus intereses le permitió conseguir esta alcaldía. Como una especie de preludio al derrumbe republicano final, la situación política local estaba formalmente controlada por derechistas encubiertos.