Posicionamientos sindicales y políticos

Los primeros vecinos que realmente iniciaron la fundación de nuevos partidos políticos bajo la legalidad republicana fueron los de ideología conservadora. Dichos antiguos monárquicos vieron, a partir de la victoria electoral de la CEDA en diciembre de 1933, una posibilidad viable de afiliación a partidos de ideología derechista. Otros vecinos optaron por fundar agrupaciones de partidos republicanos de tendencia moderada. Así fue el caso, a primeros del año 1935, cuando se creó el comité local del partido republicano ideológicamente moderado, Unión Republicana, escisión de Acción Republicana, cuyo líder, Manuel Azaña, había fundado Izquierda Republicana. Así lo comentó el vecino Miguel del Campo Portillo: “El comité local de Unión Republicana se fundó a principios de 1935, de cuyo comité local soy presidente” .

La llegada de la Segunda República supuso para una gran cantidad de poblaciones de la provincia de Madrid la posibilidad real de fundación de organizaciones sindicales y políticas nuevas, desconocidas en el ámbito local. Finiquitado el periodo de la dictadura de Primo de Rivera, que destacó por ciertas prohibiciones, como la de la CNT, y unas políticas relativas a partidos republicanos, esta nueva etapa posibilitó la eclosión de la UGT, al calor del gobierno republicano-socialista.

Pero la situación de San Sebastián de los Reyes no era propicia para la fundación de partidos y sindicatos de izquierdas. La consolidación de su ayuntamiento conservador desde 1931 no favoreció tales organizaciones. Hubo que esperar a nuevos tiempos, que llegarían muy pronto, aunque también es cierto que algunos obreros de la localidad con contactos con la cercana Madrid procuraron crear el germen del asociacionismo obrero en esta localidad. Se tiene constancia de que en los inicios del movimiento obrero en San Sebastián de los Reyes había vecinos que trabajaban en Madrid y que, por lo tanto, estaban en contacto con el sindicato mayoritario UGT. De hecho, en alguna ocasión, se mandó al ayuntamiento de esta localidad desde Madrid alguna queja por la situación laboral. Los pioneros en este sentido fueron los que se presentaron en las elecciones municipales de 1931 bajo la bandera republicana, como Facundo Navacerrada Perdiguero, Diego Fernández Paredes, Vicente Mateo Mateo y Pedro Marcos Soler, todos ellos con vínculos organizativos con la UGT de Madrid. Obreros organizados en ella, como Jaime Fernández Sanz, Diego Fernández Paredes y Ángel Pareja Valderrama, todos ellos rondando los 50 años, influyeron en la creación de la UGT de San Sebastián de los Reyes.

Las elecciones generales a Cortes de febrero de 1936 fueron ganadas en el país por la coalición de partidos de izquierdas, el llamado Frente Popular, que derrotó a la coalición de partidos de derechas, la CEDA. Los resultados de dichas elecciones en San Sebastián de los Reyes no fueron una sorpresa en relación a las anteriores de 1933 (ver Cuadro nº 5).

Comparando los resultados de las elecciones de 1933 y 1936, podemos observar que los votantes de derechas seguían siendo mayoritarios en esta localidad, pero con una tendencia al aumento paulatino y consolidado de los votantes de izquierdas.

Cuadro nº 5

Resultado elecciones legislativas de febrero de 1936

Electores: 806Votantes: 645
Votos en blanco: 3
Candidatos Frente PopularCandidatos CEDA
1.306 votos emitidos por 220 votantes2.512 votos emitidos por 422 votantes

Fuente: Boletín Oficial de la provincia de Madrid. Elaboración de Roberto Fernández Suárez

Debido a esa mayoría de votantes derechistas y de un gobierno municipal que se consideraba derechista, el nuevo gobernador civil del gobierno del Frente Popular de la provincia de Madrid suspendió la corporación municipal que gobernaba la localidad desde 1931 y presentó una lista cuyos componentes debían ser elegidos mediante el voto secreto. En la sesión municipal del 21 de marzo de 1936 se creó una comisión gestora que debía gobernar el municipio hasta la celebración de nuevas elecciones municipales, previstas para el otoño de 1936. El alcalde depuesto, Pedro Colmenar Montes, disgustado por esta decisión del gobernador, hizo constar en acta su rechazo y el de sus concejales: El alcalde hace constar su más enérgica protesta por la forma anticonstitucional y antipopular del uso, ya que no tienen presentada ninguna dimisión de sus cargos, que fueron elegidos por la voluntad del pueblo, al señor gobernador civil . El ambiente estaba claramente caldeado.

Esta comisión gestora fue un auténtico revulsivo en la política local. Por primera vez unos representantes de izquierdas gobernaron la localidad. Los miembros elegidos por votación secreta se relacionan en el Cuadro nº 6.

Cuadro nº 6

Componentes de la comisión gestora municipal creada el 21 de marzo de 1936

Nombre y apellidosCargoRepresentación
Guillermo Perdiguero LópezAlcaldeUGT / UR
Miguel del Campo Portillo1er. Teniente de alcaldeUR
Benito Rodríguez Cascajero2º Teniente de alcaldeUGT
Manuel Esteban LópezConcejal¿?
Diego Fernández ParedesConcejalUGT
Manuel Mateo LópezConcejalUGT
Vicente Mateo MateoConcejalUGT

Fuente: Actas municipales 1936, Archivo Regional de la Comunidad de Madrid (ARCM), Sección: Archivo Municipal de San Sebastián de los Reyes (AMSSR). Elaboración de Roberto Fernández Suárez.

Dichos componentes eran los auténticos representantes locales del Frente Popular para el gobernador civil. La representación política la ejercía la Unión Republicana y la sindical, la UGT. Al calor de la victoria del Frente Popular se fundó la UGT en San Sebastián de los Reyes. Se sabe por Facundo Navacerrada Perdiguero que: “Fue presidente de la Casa del Pueblo (UGT) desde el 6 de abril de 1936”, probable fecha de fundación de la UGT local (ver Cuadro nº 7).

Las primeras medidas tomadas por el nuevo ayuntamiento fueron claramente sociales. Disfrutaron 6 personas más de la ayuda social, llamada de beneficencia, que organizaba el ayuntamiento para los vecinos más desprotegidos. En su sesión del 4 de mayo acordaron el cambio de la denominación de algunas calles de la localidad, más acordes a su ideología. El acuerdo fue: “Cambiar la calle Real por avenida González Peña, la calle San Roque se llamará Galán y García Hernández, San Onofre se llamará Joaquín de Grado, la calle Higueras se llamará Juanita Rico, la calle Iglesia se llamará Luis Sirval y la de San Justo se llamará Juan Bertoncini”. González Peña fue uno de los líderes de la UGT de la revolución de Asturias en 1934, Galán y García Hernández fueron los militares que se sublevaron en 1930 en Jaca y fueron fusilados por reclamar la República, Juanita Rico era militante de las JSU y fue asesinada por derechistas en Madrid, etc.

Cuadro nº 7

Directiva de la UGT de San Sebastián de los Reyes en su fundación en abril de 1936

Nombre y apellidosCargo
Facundo Navacerrada PerdigueroPresidente
Daniel Perdiguero BaenaSecretario
Paulino Perdiguero MarcosTesorero
Mariano Fernández ArmendárizCobrador

Fuente: Archivo General e Histórico de Defensa (AHD). Diferentes sumarios. Elaboración de Roberto Fernández Suárez.

En la sesión del 2 de mayo los acuerdos reflejan una tensión en la corporación. Los nuevos ediles tuvieron problemas con determinados funcionarios (en especial con el secretario), lo que les obligó a decidir lo siguiente: “Se invita a los funcionarios del municipio a que reconozcan el régimen y el que no lo acepte que dimita del cargo. El secretario advierte que con este acuerdo se infringe el artículo 61 de la ley municipal” . Algún que otro funcionario municipal no era del agrado de la nueva corporación, como fue el caso del veterinario. En este punto, la nueva corporación fue contundente: “Se advierte al veterinario municipal que se abstenga de realizar comentarios políticos ni de carácter militar entre los jóvenes del pueblo” .

Las actas también reflejan problemas entre los propios miembros de la nueva corporación. En sesión del 9 de mayo, el alcalde Guillermo Perdiguero López solicita su dimisión aludiendo a una enfermedad. Esta medida no fue bien recibida por algunos de sus compañeros ediles, en concreto por Benito Rodríguez Cascajero y Vicente Mateo Mateo, ambos de UGT, lo que obligó al propio Guillermo a reconocer: “Que no tiene ningún tipo de problemas con los compañeros Benito Rodríguez Cascajero y Vicente Mateo Mateo”.

Poco duró esta composición de la comisión ya que en la sesión del 23 de mayo se aceptó su dimisión eligiéndose el nuevo alcalde por votación secreta, como así lo estipulaba la ley electoral. Guillermo Perdiguero se convertía en consecuencia en simple concejal. La nueva composición de la comisión gestora es la reflejada en el Cuadro nº 8.

Cuadro nº 8

Nueva composición de la comisión gestora municipal a 23 de mayo de 1936

Nombre y apellidosCargoRepresentación
Benito Rodríguez CascajeroAlcaldeUGT
Miguel del Campo Portillo1er. Teniente alcaldeUR
Manuel Mateo López2º Teniente alcaldeUGT
Manuel Esteban LópezConcejal¿?
Diego Fernández ParedesConcejalUGT
Vicente Mateo MateoConcejalUGT
Guillermo Perdiguero LópezConcejalUGT / UR

Fuente: Actas municipales 1936, AMSS en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid (ARCM). Elaboración de Roberto Fernández Suárez.

En esta elección del alcalde destaca que el elegido, Benito Rodríguez Cascajero, de UGT, fue el preferido de los demás miembros de dicha comisión (la mayoría de UGT), por encima del 1er. teniente de alcalde, Miguel del Campo Portillo, miembro de UR. El sindicato UGT se convirtió en la fuerza principal y referente del Frente Popular en San Sebastián de los Reyes.

La victoria electoral del Frente Popular forzó, a nivel individual, la búsqueda de nuevas identidades políticas. Fue el caso particular de los vecinos de derechas de la localidad. Ante la radicalización de la vida política nacional y local, y su consecuente polarización en dos bandos, la derecha y la izquierda, muchos conservadores se afiliaron a partidos conservadores del espectro político republicano, en particular a Unión Republicana (UR), con tres representantes importantes en la localidad, Guillermo Perdiguero López, Miguel del Campo Portillo y José María Bertoncini Castell, secretario de dicho partido. Por su influencia y la del presidente de UR, determinados vecinos conservadores también se afiliaron, como José Redondo Moreno, que era en esos momentos el secretario del ayuntamiento, Juan Esteban Martín, de 71 años, comerciante del pueblo, Juan Olivares López, de 34 años, labrador, Martín (¿Máximo?) Tato Rejas, que había sido concejal en el periodo republicano con Pedro Colmenar Montes de alcalde, y Francisco Navacerrada Barranco, de 25 años, labrador. Según palabras del presidente Miguel del Campo Portillo: “Todos ellos pertenecen a Unión Republicana desde febrero de 1936, después de las elecciones (...), antes eran de derechas y en estas elecciones habían votado a las derechas .

Al calor de la victoria del Frente Popular, el panorama político local cambió de forma importante para los vecinos defensores de sus valores republicanos. Aunque la organización más destacada era la UGT, en esos meses sufrió una especie de escisión: sus afiliados más jóvenes fundaron las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), de tendencia comunista, única organización política que hacía frente a la templada y moderada UR local. Aun así, la mayoría seguía afiliada a la UGT solamente.

De esta manera quedaba configurado el espectro político del pueblo antes del 18 de julio: Una mayoría de vecinos se inclinaban a la derecha, afiliándose muchos de ellos a la CEDA y otros a UR. Por otra parte, un grupo de industriales y labradores crean en esos momentos, sin precisar la fecha exacta, una agrupación patronal para defender sus intereses. Así lo confirmaba uno de sus miembros, Gregorio Izquierdo Oivares, en septiembre de 1936 ante un juez republicano: “El declarante nunca ha pertenecido ni pertenece en la actualidad a partido político alguno, no habiéndome mezclado jamás en luchas ni propagandas políticas y únicamente ha pertenecido a la Patronal, la cual llevaba muy poco tiempo constituida” . Los demás vecinos de izquierdas estaban organizados en UGT y las JSU, por orden de importancia en su afiliación.

Cuadro nº 9

Directivos de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) en 1936 (antes del 18 de julio)

Nombre y apellidosCargoEdad en 1936
Leoncio Pereira RiveroPresidente21
Mauricio Esteban JusdadoSecretario23
Mauro Berzal ÁlvarezVocal28
Restituto Rodrigo LagunaVocal29

Fuente: AHD. Diversos sumarios. Elaboración de Roberto Fernández Suárez.

La radicalización de los jóvenes de las JSU creó un ambiente conflictivo en la localidad. Un momento elegido para la protesta fue la procesión de Semana Santa de 1936. Como en todos los años anteriores, y en particular en el periodo republicano en que la actividad religiosa había sido permitida por el alcalde Pedro Colmenar Montes, los vecinos religiosos participaban en las procesiones de Semana Santa, ocupando el espacio público de las calles para expresar la devoción de sus adeptos. Pero ese año de 1936, los jóvenes de las JSU no estuvieron de acuerdo con ello. Estaban en desacuerdo en que las manifestaciones religiosas ocuparan el espacio público. Se iniciaron las disputas entre unos y otros, llegando a las manos. Como recordaba años más tarde el secretario: “José Redondo Moreno, funcionario del ayuntamiento, denuncia a Cecilio Sanz Rodríguez como agitador y propagandista laico y por el hecho de que en la Semana Santa de 1936 se opuso y anduvo a palos con Manuel Jiménez Gómez y el denunciante; pudo no obstante celebrarse la procesión”. Otro vecino, Blas Carril Redondo, declaraba que: Isidoro López Mayor había hecho propaganda antirreligiosa, oponiéndose con violencia a la celebración de las procesiones y actos del culto católico”.

Julián Navacerrada Barranco decía de Paulino Perdiguero Marcos : “Este individuo, como sus familiares, fue uno de los más tenaces provocadores en la Semana Santa de 1936, oponiéndose a la celebración de las tradicionales procesiones que se celebraban por costumbre”. Julián Montes Oria declaró otra versión contraria a la del secretario José Redondo Moreno sobre la celebración de la procesión: “Destacó Honorio Viejo Esteban en su negativa en realizarse la procesión del Viernes Santo de Semana Santa en 1936, y para conseguirlo (acudió) con gente de Fuencarral y Alcobendas armados de palos y pistolas, logrando (que) no se celebrase en la calle la misma”. El propio José Redondo se despachó contra Daniel Perdiguero Baena en 1939 diciendo: “Porque en la Semana Santa de 1936 se opuso, el dicho Daniel Perdiguero con los asociados de la Casa del Pueblo (UGT) y otros elementos traídos de Alcobendas y Chamartín, a la celebración de las acostumbradas procesiones y anduvo a golpes con el exponente y (otros) asistentes al acto, promoviéndose un mayúsculo escándalo dando lugar a la intervención de la guardia civil y al registro de la casa del cura, por suponer (que) había escondidos en un pozo de dicha casa dos sacos de pistolas”. María Quintana Gómez también declaraba en 1939 que: Domingo Esteban Marcos con anterioridad al 18 de julio ya en una de las procesiones públicas dio el grito de quemar al Cristo de los Remedios, promoviéndose con ello gran confusión y escándalo”.

 
Foto_apartado 3
 

Archivo Histórico Nacional (AHN). FC. Causa General, 328, exp. 39. Cargos contra Juan José Muñoz Gómez en octubre de 1936 declarados ante el juez republicano, en los que se describe su actuación durante los sucesos de la Semana Santa y del 1º de mayo de 1936 en San Sebastián de los Reyes.

Se sabe que se realizó la celebración del 1º de mayo de 1936 en San Sebastián de los Reyes. Sin embargo, hubo algún que otro incidente que fue recordado años después. Uno de los implicados, el vecino derechista Francisco Navacerrada Lozano, declaraba en 1939: “Que el uno de mayo de 1936 saludó a la romana a un coche de obreros que iban de excursión y Diego Fernández Paredes y José María Bertoncini me denunciaron”. Aprovechando el gobierno de la comisión gestora, se quiso depurar a cargos municipales no afines mediante denuncias, como explicaba el afectado Francisco Navacerrada Lozano, juez municipal cuyo cargo había sido elegido por la anterior corporación: “Manuel Esteban Jusdado se manifestó el 1º de mayo de 1936, en que el dicente (Francisco Navacerrada Lozano) era juez, como enemigo de la justicia denunciándole como fascista ante la comisión gestora, denuncia que se repitió por segunda vez el día 23 de mayo de 1936 (…) y, en las sesiones del ayuntamiento donde el consejero Diego Fernández Paredes manifestaba que no se permitiese a dicho Francisco Navacerrada el cargo de juez”.

El mismo Francisco Navacerrada cuando tuvo que declarar a las autoridades republicanas en 1936 respecto a su gesto (una provocación en ese día especial), expuso un razonamiento diferente, negando los hechos : “Que no es cierto que el 1º de mayo, en ocasión de la fiesta del trabajo y cuando se celebraba la manifestación en el pueblo de San Sebastián de los Reyes, diera un grito de “viva el fascio”, ni hiciera el saludo fascista, que ni siquiera sabe en qué consiste el fascio”.

Aumentaban progresivamente las tensiones entre los vecinos de diferente signo político, cada vez más polarizado el ambiente. Había mucha desconfianza mutua, unos y otros recelosos y vigilantes de lo que pudieran hacer. Se temían las reuniones, más si cabe si se celebraban en lugares inadecuados como la celebrada por unos “señores en el campo”. Así lo reconocía en 1939 el que había sido alcalde durante la República, Pedro Colmenar Montes: “A finales de mayo de 1936, Simón Perdiguero Marcos , con la ayuda de otros a quienes capitaneaba, intentó asesinar al declarante por decir que eran fascistas él y otros con los que había tenido una reunión en el campo, levantando a todo el pueblo en contra de los citados señores”.

La sesión del 11 de julio fue la última del periodo republicano antes del inicio del conflicto bélico. En dicha sesión, el representante de Unión Republicana, Miguel del Campo, protestó por las ausencias continuadas del concejal ugetista Diego Fernández Paredes. En esa misma sesión la corporación acordaba lo siguiente respecto a las fiestas patronales que iban a celebrarse en agosto: “Se revoca la ayuda a la iglesia que daba el ayuntamiento por celebrar las fiestas patronales con el voto en contra de Miguel de Campo y Guillermo Perdiguero”. Se pensaba celebrar las primeras fiestas sin ayuda económica para la iglesia pero con celebración taurina subvencionada con el voto en contra de los dos concejales de UR, voces discordantes entre la mayoría de UGT.