Foto_José María Bertoncini Castell

Nació en 1895 en San Sebastián de los Reyes, era hijo de Juan y Josefa. En 1939 estaba casado con María Montes Baena, trabajaba como empleado y estaba afiliado a la UGT y a la Unión Republicana (UR).

Fue concejal durante poco tiempo durante la dictadura de Primo de Rivera. Su militancia en UR le valió los favores del consejo municipal, que le nombró en agosto de 1936 su secretario, al quedar detenido por derechista su titular, José Redondo Moreno.

Fue igualmente secretario de otros comités que se crearon en el municipio, como el de la Junta de Incautaciones, el Comité Agrícola Municipal, etc.

Durante el mandato de Manuel Mateo López como alcalde, y actuando como secretario José M.ª Bertoncini, se solucionaron los problemas de abastecimiento del municipio, de pueblos limítrofes y del frente, por lo que fueron felicitados por la Delegación de Abastos del Consejo Provincial. Prueba de ello es un recorte de periódico del año 1938 que la familia de Manuel tenía guardado y que se puede ver en una de las vitrinas que se encuentra en el Rincón de la Memoria del Museo Etnográfico Municipal El Caserón.

Está encausado en el Sumario 37872, Caja 3801/4, del Archivo General e Histórico de Defensa.

Se le acusa de “haber sido consejero de las autoridades rojas, de haber sido inductor con el alcalde de mediar con la DGS en la detención de los 32 vecinos de derechas el 13 de agosto de 1936, de haber firmado acuerdos de los comités de incautaciones y sindicales, de haberse apropiado de objetos valiosos de personas paseadas, y de haber firmado como secretario del ayuntamiento cuando en realidad carecía de título”.

Todos estos hechos son negados o justificados por José M.ª. En particular, justifica las incautaciones realizadas en el pueblo de fincas rústicas abandonadas por sus dueños, con objeto de impedir que las realizasen personas de otros pueblos (Fuencarral) que trataban de hacerlo, que los objetos citados los tenía en custodia y en depósito, y que su actuación en el Ayuntamiento fue como habilitado de secretario y no como titular.

Solicitó en su consejo de guerra la presencia de varios vecinos para que prestasen declaraciones a su favor, como Paulino García Armendáriz, Miguel del Campo Portillo, presidente de su partido, Ricardo Rejas García, José Elvira Castaño, Leandro Esteban Sanz, Francisco Gascón Salvador, Francisco Jiménez Olivares, Higinio Martínez González, el médico, Mariano Lara Marcos, Emilio Sanz Pérez, Máximo Tato Rejas, Esteban Isabel Gómez y Bernardino Gómez Pérez. Pero ninguno de ellos acudió.

Recorte_foto_2_600x439
Recorte_texto_2_600x850

Noticia de prensa en un periódico de ¿marzo de 1938? El alcalde al que hace referencia es Manuel Mateo López y el secretario, José María Bertoncini Castell.

El tribunal militar de Colmenar Viejo el 28 de julio de 1939 le sentencia a la pena de muerte. El auditor de guerra se da por enterado el 13 de octubre y es fusilado en el cementerio del Este de Madrid el 11 de noviembre de 1939.

Disponemos en buen estado de algunos documentos de su expediente procesal obtenidos del Archivo General del Ministerio del Interior, que comprenden desde su detención el 19 de junio de 1939 hasta su fusilamiento el 11 de noviembre del mismo año, la hoja disciplinaria y la hoja de conducción de la prisión de Colmenar Viejo el 27 de octubre a Madrid para su posterior fusilamiento.

3. Documentos Archivo Gral Mº Interior_Página_1
3. Documentos Archivo Gral Mº Interior_Página_2
3. Documentos Archivo Gral Mº Interior_Página_3
3. Documentos Archivo Gral Mº Interior_Página_4
 
3. Documentos Archivo Gral Mº Interior_Página_5
 

Información complementaria:

El nombre de José María Bertoncini Castell está, junto con el del resto de fusilados en el cementerio del Este de Madrid, el de los 25 fusilados en Colmenar Viejo y el de los más de 100 vecinos y vecinas de San Sebastián de los Reyes que sufrieron consejos de guerra sumarísimos, en el mural que se instaló en el Centro Municipal de Formación Ocupacional “Marcelino Camacho” el 14 de abril de 2018.

Esperamos que pronto pueda leerse su nombre en el memorial a las casi 3.000 víctimas fusiladas en las tapias del cementerio del Este de Madrid, que el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha ordenado destruir.